Los humanos recordamos el 35% de lo que olemos y probamos, frente a un 2% de lo que oímos y un 5% de lo que vemos

 

¿Quién no cree que las palabras gratis y nuevo forman una combinación fantástica? Lo gratis despierta nuestro interés, y las novedades siempre atraen. Si juntamos estos dos atractivos adjetivos nos encontramos con el sampling.

En alguna ocasión todos nos hemos visto sorprendidos por la posibilidad de probar gratuitamente un nuevo producto, en forma de degustación en una gran superficie, como muestra acompañando otro producto, o una novedad recibida en nuestro buzón. Y es que conseguir una prueba gratuita aumenta las posibilidades de compra. Las marcas lo saben, y por eso se trata de una estrategia en auge.

Lo desconocido puede ser un freno a la hora de tomar la decisión de comprar, así que ofrecer una demostración y conseguir que los consumidores se familiaricen con nuestros productos es una de las estrategias que mejor funcionan para dar a conocer un nuevo lanzamiento o referencia. Un estudio realizado por PMA (The Promotion Marketing Association) revela que el 72% de los consumidores que reciben muestras posteriormente compran el producto

No solo das a probar un producto o servicio, sino que ofreces una experiencia de consumo y consigues que tu marca se acerque a lugares y momentos tan especiales como su hogar, su rutina diaria, y que además sea considerada.

Años atrás era más un “acto de fe”; la entrega de muestras mayoritariamente se realizaba en el punto de venta o frente al lineal del producto. Si le gustaba al consumidor, ¡genial! Compra directa, y ¿después?… ¿Qué sabíamos de aquella persona que se había interesado por mi producto? ¿Cómo llegábamos a él transcurrido el tiempo? ¿Cómo podía acceder a sus necesidades para ofrecerle más variedades? ¿Qué esperaría de mi marca?

Gracias a las acciones actuales de sampling, recibimos a cambio información del consumidor. Se trata de un intercambio: “dime algo de ti, y te daré algo a probar que te puede interesar”.

¿Por qué hacer samplings?

  • Idóneo: tanto para lanzar un nuevo producto como para promocionar uno ya existente y llegar a nuevos consumidores.
  • Efectivo: es la única forma de mailing con una ratio de apertura del 100%, lo que garantiza que tu producto llegará al consumidor.
  • Captación: incorporación de nuevos leads a tu base de datos.
  • Como palanca de entrada ante un producto de precio elevado, ofreciendo la posibilidad de probar antes de la comprar.
  • Acciones de fidelización o reto a los clientes que ya forman parte de tu base de datos a que consigan nuevos consumidores.

Una de las principales ventajas de llevar a cabo una acción promocional de sampling es su efectividad en cualquier caso: si es un producto que el cliente ya consume, puede ser la oportunidad de posicionarte ante la competencia; y si el consumidor desconoce tu marca, puede ser el momento perfecto para empezar a considerarlo.

¿Qué impacto tiene una muestra gratis?

  • Experiencia de consumo: es más fácil acordarse de algo que has tocado, sentido y probado. Los humanos recordamos el 15% de lo que probamos y el 35% de lo que olemos, frente al 1% de lo que tocamos, 2% de lo que oímos y 5% de lo que vemos. Ofrecer al consumidor la experiencia de tu producto o servicio y que quede satisfecho aumentará las posibilidades futuras de que quiera considerarlo y comprarlo.
  • Boca a boca (WOM): es más habitual que los consumidores confíen en las recomendaciones de sus familiares, amigos o conocidos. Dar a probar de forma totalmente gratuita un servicio o producto hará que si el consumidor queda satisfecho hable de él a su entorno más cercano.

En Mailmark además de acompañarte en la planificación de las acciones y en su ejecución, nos preocupamos del después, algo esencial: que todo salga a la perfección.

Nos basamos en nuestro know how para asesorarte sobre cuál es la manera más efectiva para que el consumidor reciba su muestra y que, ante cualquier duda, se sienta acompañado durante el proceso. Las posibles incidencias deben solucionarse de manera rápida y eficaz, o toda la estrategia de consideración de tu marca no tendrá sentido.

Sabemos que existen perfiles profesionales en abastecerse de muestras gratis y que no son para nada el objetivo de la marca; nos encargamos de ellos, evitando la mayor parte del fraude e impactando solo a quien queremos llegar.

Es importante definir bien el alcance para rentabilizar al máximo la acción. Conseguir no solo que nos prueben, sino que nos compren y repitan.

Recuerda: idóneo, efectivo, accesible… SAMPLING.

¿Tienes un proyecto en mente?
Estamos seguros que podemos ayudarte
Contacta